doctor en comunicación audivisual

MOVIMIENTO

Posted on Actualizado enn


Claude Debussy desarrolló un lenguaje sonoro más cerca de lo sublime, desde su Preludio a la siesta de un fauno, en la observación de otras disciplinas. Su hipótesis era arriesgada, al enfrentarse a un experimentado Stéphane Mallarmé o al viejo François Boucher, pero su lenguaje sonoro y su especial visión de la realidad permitió llevarla donde imaginó. Utilizó diferentes pigmentos en los acordes, sin función armónica, que existen más bien en el acto de la búsqueda de los efectos de color que producen. Usó acordes similares consecutivos en movimiento paralelo, que dan un efecto borroso a la armonía. Encontró en lo exótico timbres inusuales y ritmos fluidos en la búsqueda de texturas tenues, y efectos sutiles de luz y sombra, donde el discurso sonoro no declara, sino que sugiere rompiendo la forma. Cuando cruzas el espejo de lo sonoro y miras atrás, observas los otros lenguajes desde la otra dimensión del cristal y surge el Movimiento de los polisistemas. Desde allí,  constante, entre la realidad y lo proyectado, en el universo entre la representación y la objetividad.

Rafael Prado.

http://www.rafaelprado.com

Anuncios

MOZART Y CRISIS

Posted on Actualizado enn

MOZART Y CRISIS


He hablado muchas horas con él. Le he preguntado sobre casi todo desde que fui joven. Quizás ahora, y llegando a los cuarenta, recuerdo sus conversaciones de plenitud jovial infinita. Tuve suerte que me contara sus secretos (aunque a veces no eran fácil de descifrar). Incluso recuerdo mi atrevimiento a reescribir algunos de sus pentagramas, porque llegué a manifestarle mi desacuerdo.

Su temprana muerte a los 35 años, no exenta de misterio, venía acompañada de una situación socio económica complicada, pero aún así, su transparente escritura está llena de pureza y armonía. Mozart vivió en crisis constante porque su alto grado de pureza no le permitió asumir la estructura costumbrista. 

Del mismo modo que no puedes interpretar a Beethoven si antes no te han partido el corazón en varias ocasiones, tocar a Mozart tiene una doble tarea. Hablo de su exquisita ejecución, y sobre todo, entender que tienes que mantener cerrada la puerta que él nunca abrió para que su música mantuviese su honestidad. Si con el lenguaje no verbal nos ha marcado a todos, sus palabras no se quedan atrás.

Hoy recuerdo aquellas que entendí desde muy joven y que nos apunta con objetivo de mira de gran precisión:

Para los creadores dijo…
“Ni una inteligencia sublime, ni una gran imaginación, ni las dos cosas juntas forman el genio; amor, eso es el alma del genio”.
Al público les dejó el siguiente mensaje…
“Dadme el mejor piano de Europa, pero con un auditorio que no quiere o no siente conmigo lo que ejecuto, y perderé todo el gusto por la ejecución”.
Y para los que creen que tienen el poder…
“Si el emperador me quiere, que me pague, pues sólo el honor de estar con él no me alcanza”.

Rafael Prado